Niños lectores y sus libros preferidos II (2011-2012)


El traje azul de Papá Noel, de Tom Simon



Su traje, por ejemplo, estaba muy sucio.
- Tendré que lavaro-pensó-. No puedo presentarme en ninguna casa con esta pinta.
Pero un reno golpeó sin querer el tintero de Papá Noel y la tinta cayó en el barreño de lavar.
-¡Oh, no! ¡Mi traje se ha teñido de azul!
Aún así Papá Noel se lo puso y fue a mirarse a un espejo.
-Parezco un marinero-pensó. Bueno, la verdad es que siempre me ha hecho mucha ilusión tener un barco.


(Luisa leyendo para Clara, Beni y Toto, 2012)

¿En qué medio de transporte reparte, al fin, Papá Noel los regalos?


¡Ay, Filomena, Filomena! y otros cuentos, de Miquel Obiols


Filomena era una niña que tenía mucha imaginación, tanta imaginación que cuando explicaba alguna cosa, la gente mayor no la entendía porque hablaba de manera diferente y todos se hacían un verdadero lío al oírla.
Cuando Filomena se ponía a parlotear, siempre acababan diciendo lo mismo:
-¡Ay, Filomena, Filomena!

(Santiaguito, 2012)

¿Cómo hablaba Filomena? 


Oscuro muy oscuro, de Rut Brown


Al subir esas escaleras había un pasillo oscuro, muy oscuro.
Al final de ese pasillo había una cortina oscura, muy oscura.
Tras esa cortina había una habitación oscura, muy oscura.
En la habitación había un armario oscuro, muy oscuro.
En ese armario había un rincón oscuro, muy oscuro.
En ese rincón había una caja oscura, muy oscura.
Y en esa caja había...

 (Cecilia leyendo para Toto, Alan y Clarita, 2012)

¿Qué había en la caja?


Willy el tímido, de Anthony Browne


Un día Willy paseaba por la calle y vio que los gorilas del barrio atacaban a Millie...
Todos corrieron.
"¡Ay...Willy!", dijo Millie.
"¿Qué, Millie?", dijo Willy.
"Tú eres mi héroe, Willy", dijo Millie.
"Oh...Millie", dijo Willy...
Willy estaba orgulloso.
"¡Ya no soy un tímido debilucho!
"¡Soy un héroe!"
¡PUM!

(Brian leyéndole a Beni, 2012)

¿Qué dijo Willy cuando se llevó por delante un poste?


Tío Lobo, cuento popular adaptado por Xosé Ballesteros e ilustrado por Roger Olmos


Por fin, Tío Lobo abrió la puerta y le dio la sartén a Carmela, pero le advirtió:
-Dile a tu madre que, a cambio, debes traerme una docena de buñuelos, una hogaza de pan de maíz y una botella de vino.
La niña regresó a su casa muy contenta.
La madre hizo un montón de buñuelos y separó una docena para Tío Lobo. Al anochecer, le dijo a Carmela:
-Llévale a Tío Lobo los buñuelos, el pan de maíz y el vino.
En cuanto salió por la puerta, Carmela, que era muy golosa, no resistió la tentación y se comió un buñuelo mientras pensaba: "Tío Lobo no va a notar que falta uno".
Y tan bien le supo aquel buñuelo, que se comió otro, y otro, y otro...hasta que no quedó ninguno.
Pero Carmela aún tenía un agujerito en el estómago, así que también se comió el pan.
Y, como tenía tanta sed, se bebió todo el vino.
Cuando se dio cuenta de que había dejado sin merienda a Tío Lobo, le entró un miedo terrible.

(Clarita leyendo son su abuela, 2012)

¿Qué le lleva Carmelo a Tío Lobo en vez de los buñuelos, el pan y el vino?


¿Qué hora es, Maisy?, de Lucy Cousins



Son las 8 de la mañana. Maisy se lava los dientes. ¿Qué se pondrá hoy?
vestido - pantalones - peto - jersey
A las 10, Maisy se va de compras.
pan -queso - zumo de naranja - tomates

(Alan leyéndole a su mamá, Cecilia, 2012)

¿A qué hora se va Maisy a dormir y qué se lleva a la cama?


Bola de Manteca, de Ana Presunto e Iván Suárez, a partir de un cuento popular noruego


Una tarde llamaron a la puerta de su cas: ¡PUM! ¡PUM!
Bola de Manteca miró por la ventana y dijo:
-¡Mamá! Es una bruja horrible, con la cabeza bajo el brazo y un saco a cuestas.
-Pues escóndete debajo de la mesa, hijo mío.
La madre de Bola de Manteca fue a abrir la puerta:
-¿Qué quiere?
-¿Dónde está su hijo, que lo vengo a ver?- preguntó la bruja-.Me los voy a comer, comer, comer...-refunfuñó entre dientes.
-Ha ido al bosque- mintió la madre.
-¡Qué pena!- dijo la bruja- Tengo un cuchillito de plata que le iba a gustar... 

(Luisa leyéndole a Beni, 2012)

¿Qué más le regala la bruja a Bola de Manteca?


¡De repente!, de Colin McNaughton


Paco caminaba del colegio a su casa cuando ¡de repente! Paco se acordó de que su mamá le había encargado unas compras.
Paco estaba haciendo las compras cuando ¡de repente! ¡Salió corriendo del mercado! (Se acordó de que había dejado el dinero para las compras en el pupitre del colegio).

(Cecilia, Alan y  y Toto, 2012)

¿Quién se le aparece al chanchito Paco de repente, aunque él nunca logra verlo?


  
Finalmente Paco llegó a su casa.
-Mamá -dijo-. Tengo la extraña sensación de que alguien me ha estado siguiendo todo el tiempo.
¡De repente! 

(Paula con sus hijos, Clarita y Santi, 2012)


¿A quién ve finalmente Paco ?



Verlioka, de Patacrúa y Magicomora


 

Llegaron a una cabaña en medio del bosque y entraron.
La cabra, con gran agilidad, se plantó en una silla; el burro se quedó junto a la puerta;  el mil razas, de un salto, se metió en la olla;  la oca se subió a la chimenea y el abuelo se escondió en un rincón.
De pronto se oyó retumbar la puerta, Era Verlioka, que regresaba del bosque.
Sin sospechar nada, dejó en el suelo una carga de leña y se dispuso a encender el fuego.
Entonces la oca empezó a cantar:
¡Gigante bandido,
pagarás tu merecido!

(Toto, Beni y yo, 2012)

¿Cómo castiga la oca al gigante Verlioka?



Caídos del mapa I, de María Inés Falconi


-Fabián ya tiene la llave del sótano-le dijo Graciela a Paula mientras buscaba en su mochila la carpeta de Lengua.
-¿Qué llave?
-La del sótano, nena.
Paula sintió un escalofrío que le subió desde el dedo gordo hasta la punta de la trenza. Se puso colorada. ¡Siempre le pasaba lo mismo! Le pareció que todos los chicos la miraban, que la maestra la miraba, que la directora también la miraba a través de las paredes.

(Ornella, 2011)

¿En qué grado están los chicos cuando comienza esta historia?


Cocorico, de Marisa Nuñez y Helga Bansch, a partir de un cuento tradicional birmano



Cocorico, con el pico tapado, estaba muerto de miedo. mamá Gallina lo abrazó muy fuerte. Y, por tercera vez, sintieron aquella voz, ya encima de la olla:
-;MARRAMIAU...!
Soy Gato Pelado.
Estoy viendo un pollito
¡ y me lo voy a comer de un bocado!
Gato Pelado metió la pata en la olla para coger al pollito y...Cocorico, que no podía aguantar más sin respirar, estornudó tan fuerte que la olla saltó en mil pedazos.
Gato Pelado pensó que la casa se caía. 
Con un diente roto y un ojo morado, escapó corriendo y diciendo...

(Benicio con su mamá, Camila, 2011)

¿Qué dijo Gato Pelado mientras escapaba?


El oso que no lo era, deFrank Tashlin



El Vicepresidente Segundo estaba más que enfadado. Estaba furioso.
Apuntó con el dedo al oso y le dijo:
-Usted no es un oso. Usted es un hombre, tonto, sin afeitar y con un abrigo de pieles, Vamos a ver al Vicepresidente Primero.
-¿Quién, yo?.preguntó el oso-.¿Cómo puede hablarme así si yo lo que soy es un oso?
El Vicepresidente Primero gritaba enfurecido:
-Usted no es un oso. Usted es un hombre, tonto, sin afeitar y con un abrigo de pieles. Lo voy a llevar ante el Presidente.
El oso le suplicó:
-Pero mire, todo esto es un terrible error. Que yo recuerde, he sido un oso toda la vida.



(Luisa  leyendo a Ornella y Sasha, 2011)

 ¿Cómo vuelve el oso que no lo era a ser un oso?



Mi hermanita es súper, de Kes Gray y Sarah Nayler



Susana ha dado pataditas esta mañana. Mamá dice que es súper-deportista.
Yo he dado doce volteretas seguidas y un salto mortal esta noche. ¡TACHÁN! Nadie se ha dado ni cuenta.
Anoche Susana se hizo caquita en la bañera. Papá dice que es súper-lista.
Yo me hice caquita en la bañera. Mamá me mandó a mi habitación.
GRRR. SUSANA PESADA.

(Sasha con su mamá, Susana, 2011)

¿Cómo supera sus celos la hermana mayor de Susana?


Un pequeño romance, de Patrick Cauvin


No veo más que sus cabellos...Mis piernas continúan temblando y estoy muerta de sed.
-Si volvemos. le digo-, sólo nos veremos una vez por semana, como antes. Quizá sea más difícil, porque ahora desconfiarán. Y yo quiero estar contigo más a menudo.
Levanta la cabeza.
-Les vamos a dar el timo-dice-. Somos mucho más inteligentes que todos ellos juntos. Una vez en Grecia estaremos salvados.
Me mira.
- Da me un baccio ancora- le digo.
-En los vestuarios. Allí nos dejarán tranquilos.
Nos hemos puesto en marcha, dándonos la mano, como los amantes de Verona. A fin de cuentas, ellos no eran mucho más viejos que nosotros, y a ellos tampoco los dejaron vivir en paz.

(Berenice, 2011)

¿Quiénes son "los amantes de Verona" con quienes se compara la parejita de chicos enamorados?


Horrible Enriqueta, de Leigh Hobbs


Su maestro, el señor Disparate, era corto  de vista y creía que Enriqueta era una niña buena y aplicada.
Enriqueta era muy voluntariosa. Cuando algún compañero se portaba mal en clase, ella siempre se lo hacía saber al señor Disparate.
"Ojalá hubiera más alumnos tan voluntariosos como Enriqueta", decía siempre.
Sin embargo, en el aula todos pensaban que una Enriqueta era más que suficiente. Tan pronto como el señor Disparate se daba vuelta, ella era realmente...
HORRIBLE ENRIQUETA
DAÑINA Y MALVADA;
CRUEL Y MENTIROSA.

(Sasha, 2011)

A pesar de su mal carácter, Enriqueta logra tener un amigo, ¿cómo se llama?